Torturando a Silvia

El retrato en estudio es una especialidad que aunque me gusta bastante, no suelo practicar todo lo que me gustaría, más que nada por falta de tiempo. Pero a veces también se convierte en la excusa perfecta para juntarnos con amigos y pasar un día divertido, acompañados como es natural por unas cervecitas, una buena comida y unas cuantas risas. Y esta vez no podía ser diferente juntándonos con Abraham, Jaume y mi compi Silvia, a la que engañamos para que hiciera de modelo, y torturamos sin compasión en su bautizo ante las cámaras. ¿A que se le nota en la cara que la estábamos torturando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *