now loading

Sébastien Loeb

Oct 25, 2011

Ya sabéis los que me conocéis lo que me gusta la gasolina, y en particular los rallyes. Así que este pasado fin de semana, llegaba mi cita deportiva sagrada del año, el Rally Catalunya. La prueba recorría caminos y carreteras de Tarragona y Lleida en un atractivo formato mixto recuperado el año pasado -desde 1993 había sido 100% asfalto- y que esperemos dure unos cuantos años, pues añade una espectacularidad que en asfalto no tienen los tracción total actuales. Por si fuera poco, y a diferencia de otros años, todo estaba por decidir, llegando tres pilotos con posibilidades de llevarse el campeonato.

Así que a pie de tramo y cámara en mano, he pasado los tres días de la prueba disfrutando del espectáculo e intentando conseguir buenas fotos de estos ases del volante. Y de nuevo, por séptima vez consecutiva -que se dice pronto-, Sébastien Loeb y Daniel Elena se han llevado el gato al agua, con una nueva demostración de su maestría, dando el campeonato de constructores a Citroën y posicionándose muy bien para llevarse su octavo de pilotos, aunque todo puede ocurrir en la prueba de Gales. ¡Lo sabremos el 13 de noviembre! Mientras tanto, ahí va una foto de los franceses y su Citroën DS3 WRC a su paso por el tramo de La Mussara.

Al rojo vivo Previous post Al rojo vivo