now loading

Llegando a casa

May 22, 2010

Aprovechando unos días de vacaciones, la semana pasada estuvimos haciendo turismo rural por la provincia de Zamora. Nos alojamos en una fantástica casa rural en Luelmo y desde allí fuimos haciendo excursiones por diferentes zonas de la provincia, en especial por los Arribes del Duero. Fueron unos días fantásticos en los que descansamos, disfrutamos y cargamos las pilas para aguantar el tipo hasta el verano.

No tenía yo planes de hacer fotos de fauna estos días, así que para reducir peso dejé los teles largos y pesados en casa y me traje sólo el ligero 55-200 VR. Nada más llegar, me di cuenta que me había equivocado, pues abundaban las cigüeñas, los halcones y otras muchas especies de aves. Como ya supondréis me quedé con las ganas de fotografiar a la mayoría de estos pájaros -ya tengo excusa para volver-, pero alguno acabó cayendo, como la protagonista de la entrada de hoy, la cigüeña que durante estos días habita el campanario de la iglesia de Moralina de Sayago.

Sed de sangre Previous post Sed de sangre