Gal·la

Fotografiar niños no es nada fácil; olvídate de decirles “ponte aquí y sonríe” porque harán todo lo contrario. Ellos van a su ritmo, con sus impulsos, y sus caprichos, así que lo mejor es armarte de mucha paciencia, un tele, ponerte lejos y buscar la foto. Y cuando consigues captar esas sonrisas y miradas inocentes y francas, se te olvidan todas las dificultades previas. Es la magia de la fotografía.

Aquí os presento a mi primita Gal·la, en una sesión totalmente improvisada en la población de Biure de Gaià, en Tarragona, de la que he elegido esta primera foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *